27
Revista número: 27

Compromiso y solidaridad

Ramón Alvarez PedrosaLa crisis sin precedentes que afronta todo el planeta exige dar lo mejor de nosotros mismos. Todos nos hemos visto obligados a asumir retos totalmente inesperados hace tan solo unas semanas, tanto en nuestra vida personal como profesional.

Repsol ha reaccionado con prontitud en un contexto complejo, dedicando todos los recursos necesarios para proteger al máximo a sus empleados, accionistas, clientes y proveedores en sus relaciones con la compañía, así como sus familias. En este sentido, contamos con el Comité Ejecutivo del Grupo –formado por el Consejero Delegado y los directores generales– que se reúne a diario para analizar la situación, identificar problemas a corto plazo y tomar las grandes decisiones de la empresa, y que también se coordina directamente con el Comité del Covid-19 para seguir de cerca la evolución y los efectos de la pandemia.

Como resalta nuestro CEO, Josu Jon Imaz, en una carta a todos los empleados de la compañía que reproducimos en este Accionistas, “resulta especialmente relevante el papel de Repsol como proveedor de productos y servicios fundamentales, sin los cuales resulta imposible cubrir las necesidades básicas que requieren en estos días difíciles todas las personas, especialmente los enfermos y los colectivos más afectados por el coronavirus”. En la misma misiva, nuestro CEO también reitera el inquebrantable compromiso social de Repsol: “Vamos a superar las dificultades del momento, y lo vamos a hacer, como siempre, contribuyendo a que la sociedad en su conjunto lo haga también en todos los países donde operamos, colaborando solidaria y responsablemente con las autoridades competentes”.

Asimismo, me gustaría expresar mi gratitud y reconocimiento a los profesionales de los sectores de la energía, el transporte, la alimentación, la seguridad y la sanidad por su valiente entrega al servicio de toda la comunidad. Y también, en nombre de la compañía, dar las gracias a todas las personas que forman parte de Repsol por demostrar una vez más su extraordinaria profesionalidad y determinación.

Confío en que en el próximo número de Accionistas podamos compartir la buena noticia de que lo peor de esta durísima etapa ha quedado atrás. Mientras tanto, por favor, cuidad de vuestra salud y la de vuestros seres queridos. Volveremos con más fuerza. Seguro.

Sumario