prueba

Poll Question

prueba de encuestas

Esto es una prueba

Poll Question

60 años de la bombona de butano

Repsol suministra botellas de butano a cinco millones de hogares en España y Portugal, donde cuenta con 13 plantas de GLP en las que trabajan 400 personas y se envasan 50 millones de botellas al año.

Bombonas butano


Hace 60 años, cuando España decía adiós a la posguerra y estaba a punto de encaminarse por la senda del desarrollo económico, la bombona de butano irrumpió en los hogares. De la mano de Butano, S.A., el gas butano permitió sustituir el queroseno, el carbón y la leña e incrementó la calidad de vida de los españoles. Algunas de las características más importantes de este combustible eran su fácil ubicación, su seguridad y eficiente rendimiento, y la limpieza de su combustión.

Durante los primeros meses, y con una plantilla de siete personas, Butano, S.A. se dedicó al estudio de los mercados europeos y del funcionamiento de las distintas compañías del sector. Estos estudios permitieron establecer las directrices que se seguirían para la financiación de la empresa, la selección de la tecnología, la calidad de los productos a comercializar y la distribución del butano en todo el territorio nacional.

Inicialmente, las empresas de estudios de mercado no auguraban buenas perspectivas para la compañía, estimando que el techo máximo no rebasaría el 8% del número de familias españolas que utilizarían la bombona de butano. El buen esquema de trabajo permitió no sólo alcanzar este objetivo, sino superarlo ampliamente cumpliendo siempre con el compromiso de calidad establecido. Como elemento innovador respecto a sus homólogas europeas, Butano, S.A. introdujo el servicio de entrega a domicilio.

Su comercialización fue un auténtico éxito. En un inicio se aprovechó la red de distribución de Campsa y lubrificantes Repsol para distribuir las primeras bombonas de 12,5 kg, pero pronto esta red se quedó pequeña e hizo falta crear una red propia. 

Primer centro de llenado

Escombreras (Murcia) acogió el primer centro de llenado de botellas, que empezó a hacer llegar bombonas a Madrid y Valencia. De esta manera se inició una de las redes de distribución más importantes de España, que, en 1958, envió cerca de 95.000 bombonas a los distintos centros de reparto. 

La botella se ha modernizado y adaptado a las demandas  de los consumidores, que buscan un envase manejable,  práctico, seguro y ligero
La botella se ha modernizado y adaptado a las demandas de los consumidores, que buscan un envase manejable, práctico, seguro y ligero

A principios de la década de los sesenta, Butano, S.A. inauguró nuevas plantas en Madrid, Valencia, León y Barcelona, y se fabricaron buques para garantizar el abastecimiento al país. Ante la creciente demanda, se creó la Red de Distribuidores Oficiales de Butano, S.A, y la empresa continuó su rápida expansión y búsqueda de nuevas tecnologías que facilitaran el manejo de las bombonas.

Mejoras en la calidad y el servicio

El rápido desarrollo experimentado en la década de los sesenta –en 1963 la plantilla alcanzó los dos mil empleados– se mantuvo en los años posteriores, en los que la compañía invirtió muchos recursos para mejorar la calidad del producto y el servicio. Por ejemplo, ya en 1975 comenzó a utilizar un sistema centralizado de información creado por IBM. Asimismo, prosiguió a buen ritmo la creación de nuevas plantas.

La cuadrilla de pioneros que en verano de 1958 envasó la primera bombona en España
La cuadrilla de pioneros que en verano de 1958 envasó la primera bombona en España

Durante la década de los setenta, la empresa amplió la promoción del butano a las zonas rurales, donde causó gran impacto. A su vez, reformó diversas factorías, ampliando la capacidad de almacenamiento y modernizando su infraestructura. En 1975 había 10,5 millones de usuarios de botellas de butano y a finales de 1976, Butano, S.A. contaba con 35 factorías. 

Repsol es líder del mercado de GLP en la península ibérica

Liberalización del mercado

Con la llegada de la democracia se produjo una reordenación económica y estructural que llevó a la creación del Instituto Nacional de Hidrocarburos, entidad a la que pasan las acciones de Butano S.A. Las inversiones en tecnología aumentaron y en 1986 se constituyó la sociedad Repsol, y Butano S.A. se integró en el Grupo, pasando a denominarse Repsol Butano S.A. Al año siguiente se liberalizó el mercado energético y Grupo Repsol se consolidó como el primer agente comercializador del país.

El equipo de gerencia de Operaciones GLP en la actualidad. De pie, el primero a la izquierda, F. Javier Gutiérrez Bucero, Director de Operaciones
El equipo de gerencia de Operaciones GLP en la actualidad. De pie, el primero a la izquierda, F. Javier Gutiérrez Bucero, Director de Operaciones

A lo largo de este periodo, Repsol Butano continuó creciendo y ampliando sus líneas de actuación para seguir ofreciendo una energía asequible y no contaminante. A finales de los ochenta y principios de los noventa se inauguraron nuevos centros de atención al cliente y se invirtió en la mejora de la logística. Por ejemplo, se efectuaron las primeras lecturas de códigos de barras que suministraban información sobre la tara de la botella y la fecha del último retimbrado. También se implantó el Sistema Integral de Control de Envases, el cual permitía controlar de manera automática todo el proceso de envasado, desde la entrada de la bombona en la sección de llenado hasta su salida para la distribución.

Automatización

A mediados de la década de los noventa se puso en marcha el proyecto Factoría 2000, cuyo objetivo era mecanizar el trabajo en las fábricas de Repsol Butano. Cabe destacar que el movimiento de bombonas dentro de la factoría se realizaba de forma totalmente automática. También se inició una nueva campaña publicitaria sobre gas envasado en la que unas “bombonas parlantes” daban consejos para la utilización de gas butano y ofrecían la revisión periódica de las instalaciones a través del Servicio Oficial de Repsol Butano.

Hoy la compañía suministra bombonas de butano a cinco millones de hogares en España y Portugal, para lo que envasa 50 millones de botellas al año. Con ello Repsol es líder del mercado de GLP en la península Ibérica.

A lo largo de estos sesenta años, la bombona de butano ha pasado a formar parte de la vida de los hogares españoles. En las calles de nuestros pueblos y ciudades sigue siendo un servicio que goza de la máxima confianza. Una historia de éxito que empezó con un grupo de osados operarios en el valle de Escombreras hace ahora sesenta años y consiguió incluso crear un color: el color butano.

REPSOL DA SUMINISTROS A CINCO MILLONES DE HOGARES

 

Jaime Fernández-Cuesta Director ejecutivo de GLP de Repsol

Jaime Fernández¿Qué representó hace sesenta años la irrupción de la bombona de butano en los hogares españoles?

Supuso un gran cambio y un salto gigantesco en la calidad de vida de la sociedad. Dio una accesibilidad energética espectacular, dotando de calor y cocina a un país que venía de épocas de carestía. La aparición de la bombona de Repsol proporcionó una mejora sustancial en el confort de los hogares españoles. 

¿Qué aporta en la actualidad?

Tenemos 5 millones de clientes en España y Portugal, llegamos a todas partes y mantenemos la confianza de nuestros clientes; por ejemplo, no es extraño encontrarnos con clientes que nos dejan las llaves de sus casas para reponer su bombona en su ausencia.

¿Cuáles son los cambios más destacados que ha experimentado la bombona en la última década?

La gama se ha ampliado con envases de otros formatos y materiales como la k6 o la última NEL, con un parque de más de 3 millones de envases.

¿Cuáles son sus retos de futuro?

Tenemos que seguir adaptando nuestra tecnología con proceso digitales que nos permitan dar la máxima satisfacción a las demandas de nuestros clientes, que esperan lo mejor de nosotros, y así obtener el mayor valor de nuestra capilaridad y cercanía.

EL BUTANO: LA ESTRELLA DE LOS GLP

Con las siglas GLP se denominan aquellos gases que son obtenidos como derivados del petróleo o acompañados en la extracción de pozos de gas natural húmedo. Se conservan, almacenan y transportan en forma líquida, siempre o casi siempre acompañados de una cámara de fase gaseosa. Los principales representantes de los GLP son el butano y el propano que son hidrocarburos (compuestos de hidrógeno y carbono).

Cada molécula del primero está formada por cuatro átomos de carbono y diez de hidrógeno (C4H10) y el propano por tres y ocho (C3H8).

En Repsol comercializamos envases con diversas mezclas de ambos gases, diferenciando la bombona de  propano con una franja negra.