prueba

Poll Question

prueba de encuestas

Esto es una prueba

Poll Question

Economía circular, una solución inspirada en la naturaleza

Economía Circular

 

Reciclar y reutilizar los residuos de todo tipo de materiales para fabricar nuevas materias primas y productos, que a su vez podrán tener sucesivas vidas útiles. Esta es la base de la economía circular, un nuevo modelo de producción y consumo encaminado hacia un crecimiento sostenible y eficiente. 

Siguiendo el ejemplo de la naturaleza, donde todo tiene valor y todo se aprovecha, este modelo económico se basa en prolongar la vida útil y el uso de productos y materiales, al tiempo que se minimiza el desecho. Su principio esencial es “cerrar el círculo” de los productos y servicios, la gestión de recursos (materiales, agua, energía...), procesos y desechos de una manera más sostenible. 

En los últimos años, la economía circular está logrando un gran impulso frente al modelo predominante hasta hace poco, la economía lineal, basada en “extraer-fabricar-desechar”, lo que incrementa el consumo de recursos naturales y el nivel de emisiones de CO2.   

Aliada del Plan de Sostenibilidad

Como compañía energética integrada, Repsol desarrolla proyectos circulares en todas sus unidades de negocio, desde la producción de energía y la obtención de materias primas hasta la comercialización de productos y servicios más sostenibles. Además, la economía circular constituye una de las principales palancas de su Plan Global de Sostenibilidad, que permitirá alcanzar el compromiso de cero emisiones netas de CO2 en 2050.

Desde que la Estrategia de Economía Circular de Repsol fue aprobada en 2016, se han originado más de 200 iniciativas en todas las fases del ciclo productivo y en todos los países donde opera la compañía. Estos proyectos están centrados principalmente en reducir el consumo de materias primas vírgenes durante los procesos de producción, minimizar la generación de residuos, tratar de prolongar el ciclo de vida de los productos comercializados, y en la creación de nuevos materiales a partir de desechos propios o de terceros que puedan reciclarse fácilmente. 

La Estrategia de Economía Circular de Repsol se basa en cuatro ejes: ecodiseño, eficiencia e innovación de procesos, energía renovable y materias primas alternativas, y nuevos patrones de consumo. Para desarrollarla, Repsol cuenta con más de 180 socios estratégicos: empresas, organismos e instituciones con los que crea sinergias para acelerar su implementación. 

Grandes logros y objetivos 

Desde 2015 se ha retirado el equivalente a 10.000 toneladas de residuo plástico de vertedero, que se han reconvertido en nuevas materias primas para los procesos de Repsol. 

De cara al futuro, la compañía se ha fijado como meta para 2025 incorporar 100.000 toneladas de residuos plásticos en sus procesos. Asimismo, Repsol se ha comprometido a duplicar la producción de biocombustibles de alta calidad procedentes de aceites vegetales para llegar a 600.000 toneladas al año en 2030, la mitad de los cuales producidos a partir de residuos antes de 2025.

Economía circular frente a economía lineal

En el modelo lineal que estamos dejando atrás los residuos se desechan y no se aprovechan como nuevas materias primas, lo que incrementa el consumo de recursos naturales y el nivel de emisiones de CO2. 

Hace ya unos años que las empresas se decantan por el cambio hacia modelos económicos circulares, que optimizan el uso de los recursos. Así, permiten gestionar de manera más sostenible todas las etapas del ciclo de vida, alargar la vida útil de los productos y tratar de manera más eficiente los residuos, primando las opciones de reutilización y reciclaje.