prueba

Poll Question

prueba de encuestas

Esto es una prueba

Poll Question

Día de la familia en Barcelona

[gallery1]

El Palau de la Música Catalana es un símbolo de Barcelona, una joya arquitectónica del modernismo catalán con una gran carga sentimental, ya que todo un pueblo lo identifica con parte de su historia. Fundación Repsol es además uno de sus mecenas de honor. Todo ello lo convirtió en el escenario ideal para celebrar el Día de la Familia en Barcelona de Repsol en Acción el pasado 21 de abril.

Los encargados de dar la bienvenida a los asistentes fueron David Fernández de Heredia, Subdirector de Relación con Accionistas de Repsol, y Gonzalo Vázquez Villanueva, Director del Área Institucional de Fundación Repsol. David recordó a los asistentes las ventajas de pertenecer a la comunidad de accionistas de Repsol. Por su parte, Gonzalo les contó por qué estamos orgullosos de dedicar una pequeña parte de su inversión, a través de Fundación Repsol, a colaborar con entidades como Fundació Orfeó Català-Palau de la Música Catalana o la Fundación Isidre Esteve, para que continúen trabajando en promover la cultura y en la integración de las personas con discapacidad.

Web ESTEVE BARCELONA 21 04 18 37
Isidre Esteve, piloto.

Una historia de superación

Isidre Esteve fue a contar su historia a los accionistas y sus familias. Lo hizo de forma sencilla, pero inevitablemente se convirtió en una lección de vida y superación. El año 2007 marcó un antes y un después para el piloto de motos.

Estaba en la cresta de la ola del mundo de la competición cuando un accidente le impidió volver a caminar. “El accidente vino sin libro de instrucciones”, explicó, pero él supo transformarlo en un punto seguido en lugar de un punto final.

Tras una larga y dura recuperación, supo reinventarse, recomponer su vida personal y profesional valiéndose del deporte como herramienta de superación y motivación.

Isidre siempre soñará con montar una moto, pero contó a los asistentes cómo aprendió a utilizar sus habilidades en la competición para pilotar un automóvil de rally adaptado que le permite competir de igual a igual, reforzando así su convicción de que el deporte debe ser una llave para la integración efectiva de personas con discapacidad.

La vida de Isidre Esteve es, sin pretenderlo, una fuente de motivación

 Web ESTEVE BARCELONA 21 04 18 5
Gonzalo Vázquez Villanueva

Después de diez años compitiendo en moto, en 2009 volvió al rally Dakar, la competición más dura del mundo, en un coche adaptado. La experiencia le costó muy cara: sufrió heridas y úlceras en su piel tan graves que tuvo que estar un año y medio tumbado en la cama. La lección que obtuvo, por el contrario, no pudo ser más positiva.

Centros Puente de la Fundación Isidre Esteve

Isidre no se rindió. Creó una fundación para ayudar a otras personas con lesión medular a mejorar su calidad de vida y a utilizar el deporte como herramienta de normalización.

Entre sus proyectos están los Centros Puente donde las personas con alguna discapacidad física o problemas de movilidad reducida acuden para aprender a adaptar sus capacidades a su entrenamiento. Es decir, son lugares donde profesionales les dan alas para que luego puedan continuar su actividad en cualquier gimnasio convencional.

“La actividad física adecuada reduce el porcentaje de enfermedades, depresiones o fracasos en la sociabilización de las personas con una discapacidad, aumenta nuestra autoestima y sobre todo la autonomía”, contó el piloto. Ya han abierto Centros Puente en Vigo, Barcelona y Canarias, y están luchando para conseguir hacerlo también en Madrid.

Además, tras su dura experiencia de 2009, Isidre contactó con médicos, fisioterapeutas, técnicos… para apadrinar el diseño de un cojín inteligente que evite la presión constante sobre una misma zona a las personas en silla de ruedas.

El Palau es una caja de música mágica donde se combinan escultura, mosaico, vitral y forja

Web ESTEVE BARCELONA 21 04 18 42
Isidre Esteve presentó el cojín inteligente para personas con lesión medular.

Tras años de pruebas y modificaciones tecnológicas, este cojín le permitió su regreso al rally Dakar en 2017, donde pudo terminar la carrera en el puesto
35.º absoluto de coches.

En 2018 se ha superado y ha terminado 21.º en la clasificación general y como segundo español mejor clasificado. Una vez probado y perfeccionado por él mismo, la Fundación trabajó para comercializar un cojín inteligente asequible para todos. Es algo de lo que el piloto ilerdense está muy orgulloso y que presentó a todos los accionistas.

“Queremos ayudar a esas personas con lesión medular que tienen que permanecer en silla de ruedas, y a todas las que un día puedan llegar a estar en una (postoperatorios, tercera edad, etc.), a obtener una mejor calidad de vida, a acceder a una vida laboral normalizada, a una vida digna, sin dependencia, y a una vida social integrada”, dijo.

Tras la charla de Isidre Esteve, los accionistas se fueron con la sensación de haber aprendido mucho y con la motivación que da saber todo lo que somos capaces de hacer cuando nos lo proponemos.

Descubriendo una joya

Después de reponer fuerzas con un aperitivo, los accionistas descubrieron a través de una visita guiada todo lo que esconde el espectacular edificio del Palau de la Música.

Web ESTEVE BARCELONA 21 04 18 68
Sala de conciertos del Palau de la Música.

Construido entre 1905 y 1908 por el arquitecto modernista Lluís Domènech i Montaner, es una mágica caja de música donde se combinan todas las artes aplicadas: escultura, mosaico, vitral y forja. En su recorrido pudieron disfrutar del espacio íntimo y acogedor de la Sala de Ensayo del Orfeó Català y del contraste con la grandiosidad de la Sala de descanso Lluís Millet, que lleva el nombre del fundador. Esta última destaca por su belleza extrema y por su altura de dos plantas, y es imposible olvidar la gran vidriera que deja entrar la luz natural y desde donde se pueden ver las columnas del balcón de la fachada principal.

Por supuesto, lo que más les impactó fue la Sala de conciertos que, desde hace más de cien años, es el escenario privilegiado de la vida concertística nacional e internacional de la ciudad y todo un referente de la música sinfónica y coral del país.

Un concierto exclusivo

Los accionistas pudieron sentir la atmósfera mágica de la Sala de conciertos del Palau de la Música en cuanto franquearon su entrada. Probablemente en sus pensamientos viajaron un siglo atrás en el tiempo cuando vieron el piano de cola sobre el escenario, bañado por la luz natural que entra por el lucernario central y lo inunda todo.

Una sala singular, la única en el mundo declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, que invitó a sus sentidos a descubrir las pequeñas maravillas que esconde, como las figuras de las musas que rodean el escenario, las valquirias de Wagner que surgen del techo y elementos de la naturaleza, como flores, palmeras o frutos.

Entonces comenzó el concierto, con una magnífica selección de piezas clásicas y populares que hicieron aún más intenso ese viaje en el tiempo. Con los primeros acordes del “Nocturno en do menor” de Frédéric Chopin probablemente algunos accionistas pudieron sentir el alma atormentada del compositor romántico; sin duda, la mayoría reconoció casi al instante la melodía de El Pianista, la película de Román Polanski en la que la obra del artistapolaco está muy presente. 

Las emociones y las evocaciones fílmicas continuaron con la siguiente pieza compuesta por John Williams para La lista de Schindler, una de las partituras más descorazonadoras de su década.

A continuación, la innovación tuvo su sitio con una imagen del primer cuaderno de Claude Debussy, el compositor impresionista francés que fue capaz de convertir en melodías la pintura y literatura, y de transformar en belleza el sentimiento de humillación gala en la guerra franco-prusiana.

Para finalizar, se deleitaron con la “Marcha turca” de Mozart. Si el nombre no les decía nada, en cuanto sonaron los primeros acordes los accionistas evocaron miles de recuerdos, ya que es quizás la composición clásica más escuchada y popular. Exultante, vigorosa y jocosa, recuerda al niño que siempre hubo en el compositor austríaco.

Sin duda, este concierto en exclusiva para los accionistas de Repsol en Acción fue un broche final excepcional para un Día de la Familia donde “emoción” fue la palabra y el sentimiento más evocado. Gracias a todos los accionistas que nos acompañaron en una jornada tan especial.

Web ESTEVE BARCELONA 21 04 18 69
Sala de conciertos del Palau de la Música.

 

Conoce más sobre la Fundación Isidre Esteve: un puente hacia la normalización