Acción y dividendo:
las mejoras que trae 2022

Tiempo lectura: min

Foto 1Hay algo en el cambio de año que nos invita a hacer un repaso personal de los doce meses anteriores y a renovar los propósitos para el futuro que viene. Las empresas también se suelen sumar a un ejercicio en el que Repsol puede este año sacar músculo. La compañía ha logrado devolver la cotización del valor a niveles previos a la pandemia por la Covid-19. También ha decidido apostar por una remuneración en efectivo que, además, va a ser superior a lo anunciado en su Plan Estratégico 2021-2025.

Foto 1

“Con carácter general, la marcha de los negocios de Repsol y, por lo tanto, su reflejo en la cotización del valor de la compañía”, subraya Ramón Álvarez-Pedrosa, director de Relación con Inversores de la multienergética. “La compañía había hecho sus deberes en 2020 a la hora de poner en marcha un plan de resiliencia para garantizar su solvencia financiera y la protección de la caja y las inversiones. Eso nos ha permitido estar hoy en una situación mucho más optimista de lo que preveíamos a principios de año”, explica.

 

La primera parte del dividendo, de 0,30 euros por acción, se reparte en enero de 2022.

 

Solo entre enero y septiembre, Repsol obtuvo un resultado neto de 1.939 millones de euros, superior al logrado en el mismo período de 2019. “Nuestro plan estratégico era autofinanciable a 50 dólares el barril de petróleo Brent y a 2,5 dólares el Henry Hub [gas], cuando seguramente acabemos el año en 70 dólares el Brent y en 3 dólares el Henry Hub”, avanza Álvarez-Pedrosa. “De esa caja extra generada, una parte irá a acelerar inversiones en renovables para garantizar el futuro de la transición energética de la compañía, pero otra irá a mejorar la remuneración del accionista”.

 

Dividendos

Mejora del dividendo

En octubre, Repsol anunciaba que el Consejo de Administración propondrá a la próxima Junta General Ordinaria de Accionistas una mejora del dividendo en efectivo de un 5%, hasta los 0,63 euros por acción, y una reducción del capital social de 75 millones de acciones. “Esto va a significar que, automáticamente, nuestros accionistas van a incrementar su propiedad en Repsol en un 5%, porque va a haber un 5% menos de acciones”, cuenta el directivo.

La primera parte de este dividendo, de 0,30 euros por acción, se reparte en enero de 2022. Los 0,33 euros restantes se ejecutarán en julio de ese mismo año. Pese a las cautelas asociadas a la evolución de la pandemia, Ramón Álvarez-Pedrosa se muestra positivo con el discurrir de todos los negocios de la compañía multienergética durante el año entrante. “La demanda de los productos energéticos de la compañía se ha recuperado de forma más rápida de lo que pensábamos. Esto nos hace pensar que 2022 va a ser un año mejor de lo que cabía pensar hace nueve meses y de lo que nosotros teníamos puesto en nuestro plan estratégico”.

Repsol