Avance hacia la descarbonización rentable

Para alcanzar su objetivo de cero emisiones netas en 2050, Repsol apuesta por un modelo que integra varias opciones tecnológicas, que aúna la electrificación con el uso de productos de baja, neutra o incluso negativa huella de carbono, y ofrece soluciones a todas las necesidades de la sociedad.

La combinación de distintos tipos de energía permitirá alcanzar el objetivo de cero emisiones netas de forma más eficiente, rápida y con el menor coste posible para los ciudadanos.

El Plan 2021-2025 ha revisado sus objetivos de reducción de emisiones respecto a la previsión anterior y ha fijado cotas de mayor ambición. Así, la disminución de la intensidad de carbono pasa a ser del 12% para 2025, del 25% para 2030 y del 50% para 2040, frente al 10%, 20% y 40%, respectivamente, establecidos en la planificación previa.

 

Vía de descarbonización hacia cero neto en 2050

 

Para cumplir estos objetivos, reduciremos las emisiones de nuestro proceso productivo y además, contribuiremos a reducir la huella ambiental de nuestros clientes con soluciones y productos de baja y neutra huella de carbono. Todo ello, gracias a una firme apuesta por la tecnología y la digitalización.

En el Plan Estratégico 2021-2025 destinaremos 5.500 millones de euros a iniciativas bajas en carbono, como la generación eléctrica renovable, nuevas plataformas industriales, eficiencia energética, movilidad avanzada y servicios energéticos de valor añadido para el hogar.

 

La descarbonización es una oportunidad  para crear plataformas de negocio a medida  que la tecnología avanza