Upstream, generador de caja y valor

El negocio de Upstream se enfocará en áreas geográficas clave, priorizando el valor sobre el volumen y reduciendo las emisiones de su cartera de activos, que seguirá siendo objeto de una gestión activa. 

 

Este negocio tradicional se apoyará en sus fortalezas, como la flexibilidad, eficiencia y alto nivel tecnológico, que le permitirán aumentar su aportación al Grupo y generar caja positiva, a pesar de reducir la intensidad de inversión.

Repsol se centrará en el desarrollo de proyectos de ciclo corto, que puedan ser gestionados con flexibilidad estratégica y con una intensidad de capital limitada (entre las más bajas del sector). La producción se situará en una media aproximada de 650 mil barriles equivalentes de petróleo diarios en el periodo del Plan y la presencia global se reducirá a catorce países, con una actividad exploratoria más eficiente y geográficamente concentrada.  

 

Gráfico de proyectos de ciclo corto y retornos atractivos

 

El área generará 4.500 millones de caja libre entre 2021 y 2025, cinco veces más que entre 2016 y 2020, considerando el mismo escenario de precios. Además, bajará en un 20% su breakeven de caja, hasta situarse por debajo de 40 dólares por barril para el periodo. 

Los proyectos que añadirán nueva producción incrementarán en más de un 20% el valor del negocio y se adaptarán a los diferentes escenarios de precios con mayor flexibilidad. Al mismo tiempo, el área de Upstream será capaz de disminuir las emisiones de CO2 en un 75% y reducir un 30% los costes generales y administrativos.