prueba

Poll Question

prueba de encuestas

Esto es una prueba

Poll Question

Otra mirada a cinco recintos emblemáticos

Los accionistas de Repsol tuvieron la oportunidad de conocer los espacios más insólitos del Liceu, el Palau de la Música, Montserrat, la Bolsa de Barcelona y el MACBA.

Montserrat


Las visitas guiadas organizadas en Barcelona por el equipo de Relación con Accionistas, que tuvieron lugar entre el 13 y el 15 de noviembre, fueron una ocasión inmejorable para descubrir los secretos mejor guardados de algunos de los más importantes templos catalanes de la música, la espiritualidad, el arte... y la economía.
Así, un grupo de miembros de Repsol en Acción recorrió durante dos horas no solo el escenario y la platea del Gran Teatre del Liceu, sino también las salas de los decorados y la zona privada de socios. Otro grupo se decantó por visitar a fondo el Palau de la Música Catalana, incluida su impresionante terraza de columnas.

El rico patrimonio de Montserrat 

La salida de medio día al Monasterio de Montserrat deparó momentos únicos a los accionistas que eligieron esta actividad, como la visita a su valiosa pinacoteca y al ropero de casullas, o el concierto brindado por su Escolanía.

El monasterio de montserrat custodia tesoros sorprendentes 

Montserrat


Otra interesante propuesta de Relación con Accionistas fue facilitar el acceso a la única sala visitable de la Bolsa de Barcelona, con una amplia explicación. Conocida como Parquet Electrónico, contiene más de 600 monitores y una pantalla gigante que informa en tiempo real de los movimientos del mercado bursátil. La actividad dirigida a los interesados en el arte más actual consistió en la visita comentada a una exposición en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA). 

La visita más exclusiva al santuario de Montserrat

El recorrido guiado por el milenario monasterio permitió a los accionistas descubrir lugares de acceso muy restringido, como la zona del antiguo coro situado en la planta superior y desde donde escucharon cantar a los niños de la Escolanía, o una de las terrazas de la abadía con impresionantes vistas de la sierra.