Koiki, reparto sostenible de última milla

Fundación Repsol refuerza su apuesta por la movilidad sostenible y ha ampliado este año su participación en Koiki, una innovadora empresa de paquetería que utiliza medios de transporte sostenible en sus entregas, generando empleo para colectivos vulnerables.

Nacida en 2015 para mejorar la sostenibilidad y la eficiencia en el reparto de la última milla, Koiki fue la primera empresa invertida por Fundación Repsol a través de su sociedad Repsol Impacto Social, creada en 2019 para impulsar soluciones empresariales que respondan a los retos de la transición energética desde una triple perspectiva, generando impacto positivo económico, social y medioambiental.

Recientemente, la Fundación ha incrementado su participación en Koiki hasta un 35%, reafirmando así su compromiso con el crecimiento de esta empresa presente en 17 provincias españolas a través de una extensa red de microcentros urbanos que trabajan a nivel de barrio. “La entrada de Fundación Repsol en el capital de Koiki ha supuesto un gran apoyo técnico y operativo, y también financieramente, un impulso para seguir creciendo. Además, la ampliación supone un reconocimiento a nuestro modelo de negocio, que funciona económicamente, tiene beneficios medioambientales y genera empleo para personas en situación de vulnerabilidad”, valora Aitor Ojanguren, fundador de Koiki.

Un modelo de negocio eficiente y respetuoso con el medio ambiente

Koiki ofrece soluciones de recogida y entrega tanto para empresas de transporte como para tiendas online y clientes particulares, utilizando tecnología propia para optimizar el proceso logístico y mejorar la experiencia del cliente. Sus dos líneas de negocio son el delivery, transporte de última milla, localizado en núcleos urbanos y enfocado a la entrega de paquetería que recibe de transportistas o tiendas online; y el puerta a puerta (door to door), centrado en el transporte interurbano de paquetes y que abarca desde la recogida en la ubicación del cliente hasta la entrega al destinatario final.

Además SEUR también ha invertido recientemente en esta empresa (7%), un impulso para convertir a Koiki en la compañía líder en el reparto sostenible de la última milla. Las entregas se efectuan de forma personalizada y principalmente a pie, en bicicleta o en patinete eléctrico. En algunos casos, cuando la zona del código postal es muy extensa, se utilizan vehículos ecoeficientes, con el objetivo de reducir las emisiones. Así, se estima que por cada 1.000 envíos entregados de forma sostenible, se reducen las emisiones en torno a 430 kg de CO2 respecto a las entregas en vehículos de combustión.

De hecho, Ojanguren destaca como uno de los principales logros de Koiki en sus seis años de existencia “estar dando respuesta al reto actual de la transición energética, en concreto al problema de la movilidad en las ciudades, con una innovadora fórmula de reparto sostenible, que contribuye a reducir emisiones y evitar congestiones de tráfico, mejorando la calidad de vida de las personas”.

La compañía colabora con entidades sociales o empresas del sector social, que gestionan los centros de su red logística, y a quiénes Koiki provee de volumen de negocio, tecnología y formación, con el objetivo de crear nuevas oportunidades de empleo para colectivos de difícil inserción. 

Koiki datos 2020

Expansión en toda España

Desde la entrada en el capital por parte de Fundación Repsol, el crecimiento de la empresa ha sido exponencial. En la actualidad Koiki cuenta con dos centros de consolidación en Madrid y Barcelona —en las entidades sociales Fundación Juan XXIII y Grup Cooperatiu TEB, respectivamente— y una red de 50 microhubs en 17 provincias españolas (Álava, Alicante, Almería, Asturias, Baleares, Barcelona, Cuenca, Girona, Huelva, León, Lleida, Madrid, Málaga, Murcia, Valencia, Vizcaya y Zaragoza), empleando a cerca de 150 personas. Esta red va a seguir creciendo de manera exponencial durante 2021 y el objetivo es aumentar su radio de acción en 2022. “Tenemos previsto estar presentes en las 150 ciudades con más de 50.000 habitantes, los que supondría disponer de centros en todas las provincias en España”, señala Ojanguren. 

¿Cómo se realiza el reparto sostenible?

En los hubs o centros de consolidación –ubicados en lugares estratégicos de las ciudades– se reciben y clasifican los envíos para su posterior reparto en los centros de reparto o microhubs

El reparto desde el hub de consolidación a los microhubs –situados en diferentes barrios, donde residen los destinatarios finales de los paquetes, lo que permite mejorar la ratio de entregas a la primera– se realiza en un vehículo ecoeficiente. Desde allí, los repartidores llegarán principalmente andando, en patinete o en bicicleta al domicilio de los destinatarios.

En el caso de Madrid, Fundación Juan XXIII se encuentra en el distrito de Vicálvaro, lo que permite hacer entregas domiciliarias rápidas “same day” (en el mismo día) en toda la localidad. En Barcelona, el hub está situado en uno de los centros de TEB en el barrio de Bon Pastor.