Proyectos pioneros de energía del viento de Repsol en España

Delta, el primer proyecto que ya está operativo, está integrado por ocho parques situados en las provincias de Zaragoza y Teruel, y un total de 89 turbinas con 335 MW de potencia instalada. Delta 2 y PI completarán la oferta futura de energía eólica de Repsol. 

En octubre de 2020 se completó con éxito la conexión a la red de sus primeros aerogeneradores del proyecto Delta. Tras un periodo operando en pruebas, entró en operación comercial a mediados de marzo. 

La construcción y puesta en marcha de esta instalación, que está vertiendo ya a la red sus primeros megavatios hora de energía 100% renovable, se completó en menos de 12 meses y requirió de una inversión de 300 millones de euros. 

Delta producirá al año 992 GWh de energía limpia, el equivalente al consumo anual medio de 300.000 hogares, y supondrá una reducción de emisiones de un millón de toneladas de CO2 al año respecto a la generación eléctrica con carbón. 

El enorme potencial de Delta 2 

Situado entre las provincias de Huesca, Zaragoza y Teruel, con una potencia instalada de 860 MW, el proyecto Delta 2 está compuesto por 26 parques eólicos que serán construidos y operados por la filial Repsol Electricidad y Gas. Se estima que estará totalmente operativo en 2023.

Proyecto Delta Repsol

 

Una vez entre en funcionamiento, permitirá suministrar electricidad a 1,8 millones de personas aproximadamente (lo que supone más de la totalidad de la población de Aragón). Asimismo, su generación renovable evitará la emisión de más de 2,6 millones de toneladas de CO2 al año respecto a la electricidad producida con carbón. Por tanto, se trata del activo eólico más importante de los que Repsol tiene en cartera en España.

PI

Localizado entre las provincias de Palencia y Valladolid, este proyecto tendrá una capacidad de producción de 175 MW

Así funciona un parque de aerogeneradores

Esta fuente de energía renovable y limpia aprovecha la fuerza del viento para generar electricidad. Y básicamente, lo hace en tres pasos: primero, la energía cinética del viento actúa sobre las palas del rotor, que transforman la energía en mecánica; y a su vez mueven el generador, que transforma esta energía en eléctrica