Un fuerte impulso para la energía renovable

El desarrollo y puesta en marcha de activos renovables es una de las prioridades del nuevo plan estratégico de Repsol para impulsar su transformación, acelerar la transición energética de forma rentable y alcanzar el objetivo de cero emisiones netas en 2050. 

La compañía cuenta en la actualidad con casi 3.300 MW de capacidad total instalada de generación de bajas emisiones. Además, prevé aumentar su cartera de activos con el objetivo de consolidarse como un operador global, con una capacidad de generación que alcanzará los 7,5 GW en el año 2025 y los 15 GW en 2030. 

Actualmente, Repsol está desarrollando en España seis proyectos renovables: tres eólicos en tierra (Delta –finalizado y conectado ya a la red– y Delta 2, en Aragón, y PI, en Castilla y León) y tres fotovoltaicos (Valdesolar, en Extremadura; Kappa, en Castilla La Mancha; y Sigma, en Andalucía).  

Además, Repsol forma parte de un consorcio que ha desarrollado el primer proyecto flotante semisumergible del mundo de energía eólica marina: Windfloat Atlantic, situado en el norte de Portugal. Así mismo, la compañía ha iniciado su expansión internacional en el sector de las renovables con la creación de una joint venture junto al Grupo Ibereólica Renovables en Chile. 

 

 

En 2020 Repsol empezó a generar electricidad de procedencia eólica con la conexión a la red de los primeros aerogeneradores de Delta, uno de sus grandes proyectos en este tipo de energía renovable. Asimismo, se iniciaron las obras en Valdesolar (el mayor parque fotovoltaico de la compañía, ubicado en el municipio de Valdecaballeros, en la provincia de Badajoz) y Kappa (situado en Manzanares, Ciudad Real). 

En total, los proyectos Delta, Kappa y Valdesolar suman una inversión de 600 millones de euros y supondrán casi 800 MW en operación en 2021. 

Los tres activos están ubicados en zonas con condiciones climáticas o ambientales muy favorables de producción para cada tipo de tecnología. La energía que generen servirá para el abastecimiento de las necesidades de la compañía y de su actual cartera de clientes de electricidad y gas, que ya asciende a 1,2 millones de clientes. 

Compromiso de Repsol en la generación de electricidad baja en emisiones

Los activos renovables en desarrollo suman una capacidad de 2.045 MW, que junto con los 2.952 MW de capacidad total instalada con los que cuenta actualmente la compañía, consolidan a Repsol como un actor relevante en la generación de electricidad baja en emisiones en la Península Ibérica.

Para desarrollar estos proyectos, Repsol cuenta con un equipo especializado en energías renovables con amplia experiencia en el sector que está creciendo significativamente, mostrando la decidida apuesta de la compañía por este negocio.

Nuevas oportunidades en Chile

En la recta final de 2020 Repsol dio un gran paso en su expansión internacional en el negocio de la energía eólica con la creación de una joint venture junto al Grupo Ibereólica Renovables en Chile, de la que posee un 50%. 

Esta alianza comprende una serie de activos diversificados (52% eólico y 48% fotovoltaico) distribuidos en 78 MW de capacidad de generación renovable en operación, 110 MW en construcción, 1.600 MW en desarrollo avanzado que estarán operativos en el año 2025 y otros 1.000 MW más previstos hasta 2030, situados principalmente en las regiones norteñas de Antofagasta y Atacama.

Repsol y el Grupo Ibereólica Renovables avanzan ya en la construcción de su primer parque eólico conjunto en Chile, de 189 MW de potencia y denominado Cabo Leones III. Este activo se encuentra en la misma región de Atacama y se divide en dos fases. La primera (79 MW) entró en operación comercial el pasado mes de diciembre y la segunda (110 MW) empezará a suministrar comercialmente electricidad en el segundo trimestre de 2021.