En el interior de Kappa, el primer complejo fotovoltaico de Repsol

Nos adentramos en las instalaciones de Kappa, uno de nuestros primeros proyectos de energías renovables impulsados en la Península y el segundo puesto en marcha, tras el eólico Delta, en Aragón. Con una inversión de 100 millones de euros y una potencia de 126,6 megavatios (MW), la puesta en marcha de esta iniciativa refuerza nuestra posición en el segmento de generación de energías renovables.

KappaEn el municipio de Manzanares (Ciudad Real), ya funciona nuestro primer complejo fotovoltaico a pleno sol. Kappa es el nombre que reciben estas instalaciones, inauguradas el pasado mes de junio, que se distribuyen en tres plantas. Por un lado, Perseo Fotón I y Perseo Fotón II, ya en funcionamiento, mientras que en Perseo Fotón III estamos finalizando la construcción. En conjunto, 126,6 megavatios de potencia total instalada.

Los 285.331 módulos solares que componen Kappa permitirán suministrar electricidad de origen renovable a cerca de 70.000 hogares, lo que se traduce en unas 175.000 personas. En términos medioambientales, evitarán la emisión a la atmósfera más de 100.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) anuales. Para hacerse una idea, se necesitan alrededor de 6 árboles maduros para una tonelada de CO2, por tanto, la producción de Kappa es igual al efecto de más de 640.000 árboles. Si en España se estima que contamos con 7 millones de árboles, 850.000 de ellos están en Castilla-La Mancha, comunidad en la que se encuentra el centro y que representa un porcentaje significativo.

El desarrollo de estas plantas ha supuesto una inversión de 100 millones de euros y el empleo de más de 400 personas. El proyecto va en línea con nuestra meta de convertirnos en una compañía multienergética cero emisiones netas en 2050.

Además, consolida nuestra posición en Castilla-La Mancha. En este aspecto, cabe recordar que nuestro complejo industrial de Puertollano representa uno de los principales motores de crecimiento económico de la región.

“La puesta en marcha de este tipo de instalaciones supone un importante desarrollo industrial y tecnológico en la zona, que por su ubicación y climatología ofrece excelentes condiciones para el aprovechamiento del sol como recurso energético renovable”, precisa el Director Técnico de Generación Baja en Carbono de Repsol, Ignacio Bretón.

Objetivo: transición energética

Kappa es el segundo proyecto operativo de los siete impulsados en la Península Ibérica, tras el eólica Delta, en Aragón, y nos permitirá afianzar nuestra posición en el mercado de generación de electricidad baja en emisiones. Actualmente contamos con 3.386 MW de capacidad instalada y otros 2.549 MW en diferentes fases de desarrollo.

A este proyecto se suman otros dos en el ámbito fotovoltaico, que se encuentran en fase avanzada. Se tratan de Valdesolar (Bajadoz), que ya ha comenzado a producir, y Sigma (Cádiz) que pronto iniciará su construcción, con unas potencias de 264 MW y 204 MW, respectivamente.

En el área de la eólica, destacan complejos como Delta I, con 335 MW, ya operativo a pleno rendimiento; Delta II que, una vez finalizadas las obras ya iniciadas, se convertirá en nuestra mayor instalación renovable en España hasta la fecha con 860 MW, y PI, situado entre Palencia y Valladolid con una capacidad de 175 MW y que pronto se iniciará su construcción.

Hay que destacar también que formamos parte de WindFloat Atlantic, el primer parque eólico flotante semisumergible del mundo. A través de un consorcio integrado también por EDPR, Engie y Principle Power, esta instalación de 25 MW ya está operativa frente a las costas del norte de Portugal.

En nuestro Plan Estratégico 2021-2025 estaba prevista la inversión de 5.500 millones de euros en proyectos de descarbonización y economía circular, cantidad que hemos aumentado en 1.000 millones de euros adicionales, hasta los 6.500 millones. De este modo, la inversión destinada a iniciativas de bajas emisiones será del 35% en los próximos cinco años, mientras que el capital empleado para estos fines ascenderá al 45% en 2030. Estos nuevos valores representan un incremento del 5% con respecto a los establecidos en el programa inicial.

La generación de energía eléctrica renovable es uno de los pilares fundamentales de nuestro modelo de descarbonización. Prueba de ello es que los nuevos objetivos fijados contemplan un aumento del 60% de la capacidad instalada de generación renovable en 2030, hasta los 20 GW (frente a los 12,7 GW anunciados en el Plan Estratégico), mientras que la hoja de ruta recoge un nuevo objetivo de capacidad instalada de 6 GW, frente a los 5,2 GW presentados en noviembre de 2020.

Haz clic en los puntos amarillos para ver más información.